3 DE JUNIO 2023. ENTRADA AL NOVICIADO

5 Jun, 2023 | Celebraciones

Hoy Anna Umbert es ya Hna Anna. Entra en el Noviciado y con gran alegría celebramos esta fiesta.

Tiempo de oración, de silencio, ante el Señor Sacramentado y ante la Virgen, primera Servidora.

 

 

Junto a las Hnas de Barcelona, toda su familia le acompaña desde el primer momento.

 

 

Ante la Virgen hace su oración de entrega

“Oh, buen Jesús, ¡qué regalo tan grande para un corazón tan pequeño!
¡Gracias, infinitas gracias! Como deseo corresponder amándote, 
sirviéndote, desgastando cada instante de mi vida ofreciéndote 
un amor puro, libre de todo, libre de mí, como una rosa que, sobre el altar,
en perpetua adoración, pierde los pétalos y se marchita, desapareciendo en Ti.
Por medio de María, tu Santísima Madre, te entrego, 
en cualidad de esclava, todo lo que soy, tengo, pienso y siento;
te entrego el valor de mis acciones, presentes, pasadas y futuras, de modo que me presente
ante ti con las manos vacías,  pero estallando de alegría de saberme inmerecidamente llamada,
 inmerecidamente querida. Por intercesión de St. José, pilar y modelo de confianza, 
me abandono a Ti, me pongo en tus brazos, para que hagas de mí lo que quieras. 
Rómpeme y reconstruye tantas veces como sea necesario hasta formar en mí 
a la hija que has pensado desde toda la eternidad, una hija que pueda consolar tu corazón y saciar tu sed de amor.
Así, deseando hacer de mi vida una ofrenda total
 de un corazón indiviso para Ti, dígnate unirme a tu sacrificio eucarístico y transformarme por tu Espíritu Santo,
 dejándome partir y comer por tus hijos predilectos, 
sin más anhelo que ser revestida de Ti y transfigurarme en tu irradiación, en un fiel 
espejo de tu corazón amorosísimo.
Señor, Tú lo sabes todo, Tú sabes que te quiero,
pero reconociéndome débil e incapaz, y confiando 
en que no pones en el corazón de tus hijos deseos 
que no puedas cumplimentar, me atrevo a pedirte mi mayor deseo: ser tuya, toda y para siempre. Amén”.

 

Madre Belén le entrega las Constituciones para que se empape del precioso carisma de nuestra Congregación.

 

Al terminar, en el jardín, celebramos y felicitamos a la Hermana.

 

 

Como nos dice Madre Belén, un regalo para Hna Anna, para sus padres, su familia, para la Congregación y para toda la Iglesia.

Deo Gratias!